TN: 3 datos que hay que tener en cuenta al elegir un vino orgánico

Vinos orgánicos. Vinos biodinámicos. Vinos de “baja intervención”. La premisa de volver a las fuentes es cada vez más fuerte en la producción vitivinícola, con presencia en los puntos de venta.

De todas formas, todavía hay muchas cosas que no sabemos de estos vinos ni de su forma de producción. Acá van tres curiosidades que no conocías. Y que podrás tener en cuenta a la hora de elegir tu próxima etiqueta.

¿Qué diferencias hay entre un orgánico y un biodinámico?

En ambos casos, hay una premisa básica: no agregarle productos químicos externos ni a la uva ni al vino. Pero en la producción hay algunas diferencias.

“Principalmente, en el tratamiento del viñedo, los vinos biodinámicos tienen una ideología y un pensamiento respecto a lo que son los agregados. No sólo no se agregan químicos, sino que se agregan agregados biodinámicos. Es una lista de 10 o 15, que requieren una preparación específica, en donde se juega un poco con los movimientos de la tierra, la luna, el ecosistema y con el entorno que hay dentro del cultivo”, cuenta el enólogo Yamil Haddad, de Bodegas y Viñedos Don Vicente, en San Rafael (Mendoza).

// Las 4 cepas de vino menos conocidas para explorar más allá del Malbec

La planta, el trabajo del hombre y los animales que interfieren forman un ciclo continuo, que se tiene en cuenta en la producción de vinos biodinámicos. “En los viñedos orgánicos no existe esta interacción con los astros ni con los movimientos de la tierra sino lo que se pregona es que no se agreguen productos químicos al viñedo y que todos los tratamientos que se hagan sean orgánicos y que no se interfiera de forma muy intensiva con el cultivo y la planta en sí”, agrega el especialista.

¿Por qué puede tener un sabor diferente al que conocemos?

La cuestión del sabor es muy subjetiva si comparamos a un vino orgánico o biodinámico con uno convencional. Sin embargo, Haddad agrega una caracteristica que puede llegar a tener una influencia.

“En los vinos orgánicos -y también en los biodinámicos- al haber un tratamiento de los viñedos que es un poco más natural donde no se agregan tantos químicos, no se busca que haya una producción masiva o un cultivo muy intensivo o que se pregone sacar mucha uva o algo por el estilo. Estamos intentando sacar un producto de más calidad y que la planta se mantenga equilibrada con respecto a su crecimiento y con respecto a su entorno”, analizó el enólogo.

// Vino: aumentó la producción y el consumo durante la pandemia

Por lo tanto, eso cambia las formas de producción. “A veces se saca mucha menos uva o se obtiene menos rendimiento por hectárea. Eso también hace que que el vino sea un poco más concentrado, de mayor concentración tánica, de mayor volumen en boca. Se puede encontrar eso, lo que no quiere decir que porque uno tenga un viñedo orgánico el vino va a salir más concentrado sino que va a depender pura y exclusivamente del tratamiento que se le haga al viñedo tanto de manera convencional, orgánica o biodinámica”.

¿Cuáles son las diferencias en la elaboración?

Principalmente, comparado con los vinos convencionales, el impedimento de agregar componentes químicos y/o compuestos artificiales. Muchos de ellos son vendidos por las grandes compañías de insumos enológicos.

// El consumo moderado de vino tiene un efecto antioxidante

“Hay un listado de compuestos y una legislación vigente que deriva en compañías, que son las que certifican los productos orgánicos. Son compañías privadas. Son las que recalcan cuáles son los de los parámetros para elaborar un vino orgánico, a diferencia de un vino convencional. Por lo general, va en algunos agregados en algunos compuestos que no se agregan en los vinos orgánicos y sí se agregan en los vinos convencionales. Por ejemplo, se intenta no utilizar levaduras industriales sino usar las de la uva con su levadura natural del viñedo”, agrega el enólogo.

Nota original en: https://tn.com.ar/sociedad/2021/04/27/vinos-organicos-3-datos-que-hay-que-tener-en-cuenta-al-elegir-uno/

× ¿Cómo puedo ayudarte?